Entrenadores de Futbol > Inicio > Documentos > Otros > Historia del Futbol

  

Historia del Futbol

  

por David Montiel (Esp) < dmontiel@pie.xtec.es >

 

 


  INDICE  


 ORÍGENES DEL FÚTBOL : EL TSÚ CHU

La llamada "prehistoria" del deporte fútbol se remonta a los orígenes instintivos del hombre, mientras que la "historia" data del momento en que el juego pasa a ser reglamentado por los colegiados e instituciones británicas del siglo XIX.

El fútbol, deporte que con un balón causa sensación, emoción y una desenfrenada pasión en todo el mundo, ha sido y es todavía, una modalidad que ha alcanzado la mayor popularidad, y donde no importa si se es alto o bajo, delgado u obeso, niño o niña, hombre o mujer, más joven o más viejo, es la asociación y la identidad familiar que unida a la diversión de patear un material esférico, es lo que ha causado este desenfreno, sin importar que se juegue en una pequeña liga de barrio o en medio de la majestuosidad de un campeonato mundial.

Pero muchos querrán conocer y saber cuáles han los orígenes de esta locura llamada "fútbol", quiénes fueron sus pioneros y la efervescencia de tan entusiasmo que pasa de generación en generación.

En realidad, el fútbol tiene un origen más bien. Se inició de una manera casi instintiva que sólo el progreso evolutivo del hombre logra revelar y por el que han estado pasando culturas y civilizaciones a través de los tiempos.

La Prehistoria del Deporte Fútbol

Según los estudiosos de este deporte, y siguiendo la teoría del que fuera y es todavía considerado como el "Padre de los Mundiales", Jules Rimet, así como documentaciones de la Fédération Internationale de Football Association (FIFA), el fútbol mundial tiene una "prehistoria" y una "historia".

La llamada "prehistoria" del deporte fútbol, se remonta a los orígenes instintivos del hombre, mientras que la "historia" data del momento en que el juego pasa a ser reglamentado por los colegios e instituciones británicas del siglo XIX.

Siguiendo esos parámetros, la prehistoria de este deporte no tiene origen y es como la historia, inexacta. Si pudiéramos remontarnos a sus verdaderos orígenes tal vez deberíamos detenernos en el momento en que el hombre, por intuición, tuvo la necesidad de patear algún objeto, en la época de las cavernas. Por lo tanto, sería sensato decir que el "homo-sapiens" lo pudiera haber descubierto.

Otro dato interesante sobre la necesidad del hombre de patear un balón, lo encontramos en la propia ciencia genética, cuando el ser que está por nacer avisa dando patadas a la madre. Asimismo, el feto avisa dando patadas cuándo requiere que la madre lo mantenga en cuidado antes del período de parto.

Quizás, esas sean las manifestaciones básicas con los cuales el hombre ha manifestado su interés en buscar un motivo con el que mover un objeto por medio de los pies, mismo que le ha servido para caminar y correr, así como mantener una característica diferente sobre los otros seres que le rodeaban.

Desde la época de las cavernas, el hombre ha logrado evolucionar este instinto básico de patear una esfera, logrando verdaderas manifestaciones motoras en el plano militar, y por supuesto, la maravilla del juego cortesano jugado para las grandes familias de la Edad Renacentista.

Extremo Oriente, Asia: "Tsú-chú" al "Kemari", del militarismo a la cortesía.

Las diferentes versiones que se han dado a conocer sobre los orígenes del fútbol se remontan al Continente Asiático, y en especial a las civilizaciones originadas de la Antigua China, considerando éstos como los lugares donde probablemente tuvo su epicentro concreto lo que llamamos "fútbol".

El juego nació como un método de adiestramiento militar que llegaba a ser un verdadero juego de "vida o muerte", eran como ejercicios de adiestramiento.

Como anécdota puede resaltarse que, en China, se cruzaban fuertes apuestas acerca del resultado de los partidos, esta mercantilización, producía graves consecuencias en el jefe o capitán del equipo derrotado, que era castigado y flagelado en público. El emperador solía asistir al espectáculo para observar la fortaleza de sus soldados.

Documentos de eruditos como Tsao Tse y Yang Tse describen la existencia de una variante del fútbol, la cual dieron en llamar "balompédica", y que se remonta a algunos siglos antes de Cristo. En ese tiempo los emperadores de dinastías como la Tsing, patrocinaron esta clase de ejercicios en que se jugaba con un balón hecho de crines, virutas de madera y materiales vegetales resistentes.

Su juego, el "tsú-chú", era jugado con las manos y los pies de una manera más o menos violenta, pero en algunos casos, el verdadero juego de la vida en el mismo era para quien realizaba una falta en contra de la casta militar.

El juego chino pasaría al Japón, donde surgiría en la era medieval un juego cortesano, el "Kemari", que era mucho más un juego de habilidad que el propio y brutal juego que se pareciera al fútbol en la China Antigua.

Príncipes y cortesanos feudales se reunían alrededor de un patio para poder jugar con una pelota hecha de pellejo de cerdo totalmente cubierto y de finos acabados, en que la misma no podía tocar el suelo. El jugador tenía que usar los pies, las rodillas e incluso la cabeza para poder mantener la pelota bajo su dominio.

Propio de esa cultura de adiestramiento, surge en Corea el "chukkuk" hace ya 1,500 años. Este juego, nacido bajo el reino de Shilla, era jugado por dos equipos que se enfrentaban para representar no sólo un ejercicio militar sino además toda una historia de romanticismo; este se sigue representando cada año en los festivales futbolísticos en esa región asiática.

volver al inicio


 GRECIA Y ROMA, EPISKYROS Y HASPARTUM

Este juego que consistía en patear una esfera llega a la Grecia Clásica al usarse como una variante para sus diversas actividades deportivas; de estas variantes surgen los llamados Juegos Olímpicos. Antiguos en el 774 Antes de Cristo, los cuales servirían de base a lo que son actualmente las justas deportivas modernas.

Aparecido en varias odas y crónicas de los relatores griegos, el balón que usaron en Grecia, era hecho con vejigas de mamíferos y dio pie a un nuevo juego parecido al fútbol, el "episkyros" del que no se encuentra muchas referencias.

Sin embargo, los pueblos bárbaros lograron practicar juegos que se acercaban al empleo de los pies pero también de las manos. Los bretones fueron los que mayormente practicaron juegos con un material esférico duro, sin embargo, los romanos, (conocidos por haber impulsado y creado uno de los mayores imperios que conoce la historia de la humanidad), los trajeron de esas regiones a su cultura y con ellos crearon un juego mucho más violento y que sería motivo de distracción por parte de las legiones en sus constantes campañas de conquista y dominación: el "haspartum".

El juego era una mezcla de balonmano, fútbol y rugby, en la que dos grupos de hombres, de números variables, debían concentrarse para impulsar un balón de vejigas de cerdo rellenada con aire o arena, de considerable peso para que aumentara el esfuerzo de los jugadores, rebasando una línea situada en el campo contrario.

Julio César y Augusto fueron quizás los mayores impulsores del juego, deporte que incluso llegaron a practicar en algún momento de sus pausas militares.

A este juego, surgieron otros dos de origen romano: el "trigun", juego de habilidad y fuerza entre tres jugadores en la disputa del esférico, y el "follis", creado en la época del desenfrenado emperador Calígula, y en el cual dos equipos se enfrentaban disputando la bola, tanto con las manos como con el pie, bajo normas convenidas.

Estas influencias llegarían a dominar a casi toda la región europea, principalmente en lugares como Bretaña y la Galia. De allí nacería el mayor impulso de lo que se conoce como "fútbol".

volver al inicio


 AMÉRICA PRECOLOMBINA : EL JUEGO DE LA PELOTA

 En el Continente Americano, las culturas y civilizaciones que rodearon el Nuevo Mundo, mucho antes de que llegara el primer colonizador europeo a estas tierras en 1492, lograron practicar varios juegos a base de su propio ingenio en el que se rodeaban algunos motivos, principalmente religiosos.

El historiador Emilio Huyke en su libro sobre la "Historia de los Deportes en Puerto Rico", citado por el "Almanaque Mundial 1976", indica que los primeros indios de Borinquen, los "taínos", practicaron un juego que mezclaba voleibol y fútbol, en la que resaltaba más este último, dado que se jugaba con un material esférico de hojas preparadas, y rodeaban a grupos de once jugadores en un campo grande.

Datos similares hablan de que otras culturas de indios de Centroamérica, como los grupos Mayas, y de Suramérica, como los Chibchas, los Aymara y hasta los Araucanos, jugaron algo parecido al fútbol, aficiones que fueron descritas muchas veces como "juegos brutales". Fray Bartolomé de las Casas, quien fuera defensor de la causa de la esclavitud de los indígenas en la colonización española, fue uno de los que consideró salvajes estas prácticas deportivas.

Por otra parte grupos indígenas de Norteamérica llegaron a practicar similares juegos de pelota con el fin de agradecer a los dioses naturales sus buenas cosechas. Uno de esos juegos llegaría con el tiempo a ser uno de sus principales pasatiempos, como el lacrosse, practicado en Canadá y extendido a varios países del mundo.

El juego que sería el más atractivo y en la que se sitúan los códices es el juego de pelota maya cuyo antecedente es más de baloncesto que de fútbol, ya que el objetivo era introducir el esférico, hecho de un material duro, dentro de un aro. Estaba prohibido el uso de las manos y la pelota era impulsada con las nalgas, las caderas y la espalda, lo que le daba un toque algo erótico pero que poseía una gran espectacularidad, más era un juego en que se ponía en claro la "gloria o la vida" ya que lo jugaban los prisioneros de batallas entre enemigos mayas y estos últimos.

volver al inicio


 LAS ISLAS BRITÁNICAS Y FRANCIA :  El Barbarismo Pueblerino del Futbol

Francia y principalmente las Islas Británicas serían los territorios en los que mayormente el fútbol se introdujo con el juego del "haspartum", para luego cambiar a un juego denominado el "soulé".

En las islas, el fútbol bretón tuvo un origen primitivo con leyendas dramáticas y festivas. En cuanto a Francia, se cuenta que en el siglo séptimo de nuestra era, se produjo un intento frustrado de un desembarco vikingo, en donde el jefe de esas tropas invasoras, que caían vencidas por los británicos, había sido capturado, ejecutado y decapitado. Con su cabeza, los pobladores improvisaron un macabro balón al que persiguieron a puntapiés hasta su desintegración total. En las Islas Británicas, el juego llegó a ser parte de las festividades populares del carnaval en que hombres y mujeres de las villas participaban en el juego siendo grotesco, pero a la vez, entretenido.

Dos equipos de hasta 200 personas que formaban una villa, se medían contra la otra villa cercana; el esférico, hecho con materiales diversos, era llevado de un lugar a otro y el primero que lo hacía llegar hasta la villa contraria, era el ganador.

Lógicamente, el juego popular conocido como el "Fut-balle", no era del agrado de la nobleza inglesa y por diversas generaciones de reyes, desde Eduardo III hasta Enrique VIII y la reina Isabel I de Inglaterra, llegaron a prohibir lo que se denominó como "juegos estúpidos", ofreciéndoles alternativas como el tiro con arco y flecha, "menos peligroso", además de que los soldados abandonaban los ejercicios militares para practicar este deporte.

William Shakespeare, gran dramaturgo y representante de la literatura de habla inglesa de la época renacentista criticó esta clase de juegos a través de su obra "King Lear", cuando este personaje trató con bajeza a Osvaldo como "absurdo jugador de fútbol".

Pese a ello, el pueblo hizo caso omiso a esta clase de imposiciones y críticas, hasta que la realeza se tuvo que rendir y seguir la corriente. En la década de 1680, el Rey Carlos II de Inglaterra, fue quien le dio mayor impulso a la práctica del "Fut-balle" luego de que quedara maravillado de ver el juego del "calcio" o fútbol florentino, variante que se acercaba mucho más a lo que es el actual juego de fútbol, como una modalidad de juego urbano.

En Francia, el "soulé" se hizo patente como heredera del "haspartum". En este juego también se iba de una villa a otra con una pelota, pero en este caso se hizo reglamentar como un juego de la realeza, similar al del "calcio" florentino.

volver al inicio


 FUTBOL FLORENTINO

Cinco siglos atrás los florentinos inventaron un juego que puede considerarse como antecesor del fútbol. El partido más bello se jugó en 1530, pese a los Médici y a Carlos V, quien sitiaba la ciudad desde hacía cinco meses.

La idea surgió de Pandolfo Puccini, el más famoso de los Gastadores de Florencia. Se reunió el Consejo de los Ochenta, llamados los Requeridos, y aprobó la solicitud a condición de que Malatesta Baglioni, gobernador general de la milicia florentina, concediese una tregua de armas a los jugadores. De este modo, el 17 de febrero de 1530, la República ofreció a sus ciudadanos y a los asediadores imperiales el fútbol florentino en librea.

Era carnaval, y nunca se había visto en Florencia un carnaval sin desafío de jugadores. En el Vicolo de' Cavallari, en el puente de la Carraia, en la esquina de la Cuculia, en el Vicolo della Fogna, aprendices de jugador, veteranos y transeúntes se desafiaban sin ternera ni librea; el jueves lardero los campeones acudían a la plaza Grande por la ternera de premio y por el honor, "agraciados y bellos con librea de gala porque tenían como espectadores a las mujeres más atractivas y a los hombres más linajudos de la ciudad".

Los viejos recordaban un partido de cuarenta años antes, del 10 de enero de 1490, "cuando el Arno estaba tan helado que los jugadores combatieron sobre la losa de hielo entre el puente Vecchio y Santa Trinita"; sin embargo, el partido que estaba por disputarse había de ser, por los siglos de los siglos, el más épico y glorioso, el más legendario de todos los encuentros de "calcio", el fútbol florentino.

Así, pues, Raffaello Girolami, los gobernadores de los barrios, los doce Buenoshombres, los diez Priores de Libertad y Guerra, los Ocho de Potestad y Custodia, en suma, todos los magnates de la República prepararon el ceremonial y el partido para la Florencia asediada y para la posteridad. De los baluartes de San Miniat al Monte -- plaza fuerte de la resistencia -- descendió a la ciudad Miguel Angel Buonarroti, "gobernador y procurador general instituido para construir y abastionar las murallas y levantar cualquier otra fortificación y protección para la ciudad de Florencia". Aluigi Alamanni, poeta de la Academia de los Georgófilos, lo presentó al público:

"El -- dijo -- proyecta, funde, fortifica, filosofa, versifica, arenga, combate, en resumen, hace de todo". Luego lo invitó a disponer en orden el cortejo, de los jugadores. "Dios lo quiere", sentenció fray Benedetto Tiezzi da Foiano, predicador de Santa Croce.

Desde el 24 de septiembre del año anterior, Florencia estaba sitiada por las tropas imperiales de Carlos V, a quien había encumbrado el papa Clemente VII, deseoso de que la ciudad retornase a los de su linaje, los Médici, derrocados por la revuelta de 1527. Mandatos dados por el virrey de Nápoles Filiberto de Chalóns, príncipe de Orange, lasquenetes alemanes del conde de Lodrón, infantes españoles de Antonio de Leyda y tropas pontificias de Sciarra Colonna se habían ido adueñando de Casentino, Valdarno, Vallombrosa, Rignano, Settignano, Mugello, Chianti, Giramonte, Poggio Imperiale, Scandicci, Badia di Fiesole y San Donato in Polverosa. Ahora apretaban sobre Florencia.

BUONARROTI

Silvestro Aldobrandini sometió a voto la propuesta de jugar el partido en la plaza de Santa Croce, a fin de que las tropas imperiales divisaran desde los cerros próximos, y constatasen, que el largo asedio, el hambre y las enfermedades que los sitiados sufrían (de la disentería al fuego de San Antón), no había menguado su resistencia.

La campaña de la Señoría tañó y el cortejo que Buonarroti había alineado partió de Santa María Novella para Santa Croce: signíferos con mazas de plata adornadas de flores de lis, trompetas, músicos, tambores, Bindo di Marco, llamado Gorzerino, vestido de heraldo con flor de lis roja en el pecho, bombarderos, arcabuceros, palafeneros, lanzas rotas, el Procónsul de las Artes, las siete Artes Mayores y las catorce Menores, el Tribunal de Comercio, los estandartes de los cuatro barrios, blanco el de Santo Spirito, rojo el de Santa María Novella, verde el de San Giovanni y azul el de Santa Croce.

Cosimo Strozzi y Giangirolamo Pitti llevaron el Marzocco, león coronado que era símbolo de Florencia. Dos vaqueros condujeron la ternera de premio, toda hueso, última res que se había conseguido introducir en Florencia por el coladero de Fiesole. Los jugadores llegaron a Santa Croce de las torres de guardia, los bastiones y el campanario de San Miniato, que Buonarroti había protegido contra las bombardas con pacas de lana. Como demostración y advertencia para los vigías imperiales, dispusieron ordenadamente sus armas al lado del campo; culebrinas, trabucos, arcabuces, alabardas, falcones, esmeriles, serpentines, basiliscos, ballestas, gerifaltes, picas, hachas, partesanas, estoques, coselees, celadas.

Se sacaron las corazas y aparecieron maravillosas libreas de seda, terciopelo y brocado de oro.

Centenares, miles de notables, damas y simples ciudadanos habían acudido al lugar, del mismo modo que las rameras de Vía della Ninna y de Vía dell'Amorino, a quienes el "bando contra las mujeres de mal vivir" obligaba a abandonar la ciudad. "Bocas inútiles", señalaba el banco; merecieron que se les condonase la pena por haber proveído diariamente a la ciudad de berro, archicoria y rapónchigos que recogían fuera de las murallas bajo el fuego enemigo.

Cantos en canon ascendían de la plaza hasta los imperiales alineados en los cerros: afición burladora y plebeya contra el emperador Carlos y el papa Clemente, de quien se notificaba un modesto pasado de futbolista florentino y el ser hijo bastardo de Giuiano de' Médici.

"Abajo el Marzocco", replicaban los imperiales desde su tribuna en el Giramonte. Y entonces voló por encima de la muchedumbre un proyectil de culebrina. Lo había lanzado un lasquenete alemán, despechado por el coro republicano y más aún por la fiesta y por el espectáculo que Florencia, tan bella y aún intacta, ofrecía: la cúpula de Brunelleschi, la torre del Bargello, Santa María del Fiore, Palazzo Vecchio, Ponte Vecchio, el Arno...

En la plaza se formaron los equipos alrededor de los campeones más celebrados: Marco Strozzi el Mammaccia, "datore innanzi" (zaguero) de tiro desmedido", Stefano Colonna, campeón de pelota romana "enjuto y doblegable por todas partes", Musacchino, "ferocísimo entre los "sconciatori" (medios) que golpea, hunde, tumba o, al menos, desbarata", Giovanbattista Corsini el Sporcaccino, "docto en encuentro de pelota", y Piero Sassetti, "astuto para enardecer la escaramuza".

El fútbol florentino era considerado "escuela de guerra y luz de la vida, noble fatiga de héroes bien nacidos". Por esto los poetas lo cantaban delicadamente: "Como soles resplandecen los jugadores, pues no caben tullidos o deformes, donde reinan júbilo, y armonía".

El 17 de febrero de 1530 no hubo júbilo entre los jugadores, y tampoco armonía.

Hermanados en la guerra contra los imperiales, todos se acordaron del día del partido de viejas rencillas de barrio, discordias de censo y de casta, envidias de oficio, diferencias de intereses o de fe: los Piagnoni" (llorones) del difunto fray Girolamo Savonarola contra los "Ottimati" (próceres), el Arte de la Lana contra el de la Seda, los tocineros contra los carniceros, el barrio del Drago contra el de Unicornio. "Hierve la pugna entre los "innanzi" (zagueros) y los "sconciatori" (medios), a quienes da nombre el modo como golpean: narices machacadas, cabezas rotas, ojos magullados".

Morticino degli Antinori, "muy audaz y de miembros enjutos", esquivó a los "datori indietro" (porteros) de San Giovanni, pero cayó en manos de Dante da Castigione, "de complexión ferocísima, parecida casi a la de un bruto".

Dante da Castiglione se cargó a Moticino degli Antinori y, habiendo arrollado y pisoteado a los jugadores del barrio de Santo Spirito que le cerraban el paso, "lanzó más allá de la empalizada a Morticino y la pelota inflada que éste apretaba en el pecho".

De este modo Dante da Castiglione realizó la jugada con que se decidió el resultado. Los palusos de la plaza y de los cerros decretaron triunfo análogo para Morticino degli Antinori, "glorioso por haber sufrido el cañoneo antes de soltar la pelota..."

volver al inicio


 FUTBOL FLORENTINO… Así se juega

El "football" (importado de Inglaterra) se introdujo en Italia el siglo pasado, y desde entonces se le llamó calcio, cuya traducción literal es la de "puntapié".

El calcio (se pronuncia "calcho") fiorentino, fútbol histórico florentino, se juega por dos equipos de 27 jugadores dispuestos en cuatro líneas; tres "datori indietro", porteros según la terminología moderna, cuatro "datori innanzi", o zagueros, cinco "sconciatori", o medios, tres en el centro y dos en las franjas laterales (llamados éstos "sconciatori" de pared y de foso), y tres pelotones de "innanzi", o "corredores", que equivalen a los delanteros: son 15 en total.

El campo de juego mide 100 x 50 metros, el balón - pelota de viento, como se decía antaño en Florencia - se lanza con las manos o los pies. Obtiene un punto, llamado "caza", el equipo que consigue mandar el balón más allá de la línea de meta adversaria sin superar la altura de 1.20 metros.

Media "caza", a saber medio punto, consigue el equipo que supera tal medida.

El "pallaio" (balonero, podría decirse), vestido con los colores de los dos equipos, da comienzo al juego lanzando el balón al aire. El juez-árbitro, asistido por ocho jueces de campo (los guardalíneas), dirige el juego, que es muy rudo, una mezcla de fútbol, rugby y lucha.

Los jugadores visten afollados típicos del siglo XVI y camiseta con los colores de los cuatro barrios que compiten: Santa María Novella, Santo Spirito, Santa Croce y San Giovanni. Antiguamente, los partidos se disputaban en las grandes plazas de la ciudad (Santa Coce, Santo Spirito, Carmine, Santa María Novella, el jardín de Boboli y el Prato). Después de un siglo y medio de abandono, el fútbol histórico se reanudó en 1898 con motivo de los festejos en honor de Américo Vespucio y Paolo Toscanelli.

Desde entonces se juega siempre en la plaza de la Señoría el día de San Juan (24 de junio), protector de Florencia. Antaño se jugaban en carnaval. Juegan los cuatro barrios de la ciudad en dos semifinales y una final. Cada partido dura una hora.

El orden del cortejo y las normas de juego son los mismos usados en los antiguos partidos, uno de ellos disputado durante el sitio de Florencia, que duró once meses, de septiembre de 1529 hasta agosto de 1530, cuando la ciudad capituló.

Cuando en Italia se introdujo el siglo pasado el "football" (importado de Inglaterra) se le llamó calcio, cuya traducción literal es la de "puntapié", lo mismo que al histórico juego florentino. Así los italianos reivindican la paternidad del actual fútbol.

volver al inicio


 LOS PRIMEROS CAMPEONATOS :  Propagación en el resto de Gran Bretaña 

Nuestro deporte nace con el capitalismo.

¿Por qué razón nuestro deporte no se parece al de la Edad Media o al deporte de Grecia? Porque en aquella época solo competía la nobleza. 

El deporte nace y el fútbol también en Inglaterra coincidiendo con:

  • Revolución industrial.
  • Capitalismo.

A finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX.

Causas de nacimiento del deporte:

  1. Idicosincracia de los ingleses (manera de ser y de actuar). Era más importante el que tenia y generaba dinero que el que tenía en posesión títulos de nobleza.
  2. Existencia previa de actividades físicas.
  3. Muy importante, indisciplina en las "PUBLIC SCHOOLS", escuelas de la gente adinerada.

THOMAS ARNOLD, rugby 1830: Canalizar la violencia, trasladar la violencia de las clases al campo de futbol.

Apropiación por parte de la burguesía del derecho a jugar a futbol (de la práctica deportiva), la clase alta le roba al pueblo el derecho de hacer deporte.

Los reglamentos evolucionarían, conforme pasaba la idea de crear un campeonato que robusteciera el rápido y fácil desarrollo del fútbol. En 1871, la Football Association realizó su torneo de copa o la FA Cup, el campeonato más antiguo del mundo que todavía se juega con la participación de los más de 2,500 equipos de toda Inglaterra, desde las divisiones aficionadas hasta los más importantes de la Primera División.

Anterior al inicio de este certamen, el fútbol ya empezaba a propagarse en el resto del Reino Unido, conforme llegaban las noticias de la formación de la FA. En Escocia, en 1867, se funda el primer equipo, el Queen's Park FC, y en 1870 llega a Gales la fundación del Druids FC.

En ese año, Charles W. Alcock, presidente de la FA tuvo la idea de crear este torneo a fin de realizar una competencia que sería un suceso hasta la actualidad. Más aún, siendo él representante y jugador del Wanderers, llegó con este equipo a ser el primer campeón del torneo de copa al vencer al Royal Engineers por 1-0 en la final celebrada en el Kennington Oval, en 1872, y repetirlo en 1873, venciendo al Oxford University por 2-0.

El 30 de noviembre de 1872 se jugó, en Glasgow, el primer partido internacional entre selecciones nacionales protagonizado por Escocia, representado en el Queen's Park FC, e Inglaterra con un combinado de sus mejores jugadores. El partido se jugó en el West of Scotland Cricket Club y finalizó empatado sin goles. Ello sirvió para que se conformaran otras asociaciones nacionales: la escocesa, en 1873 en que también crearon su primer torneo de copa; la de Gales, en 1876 con su primer juego frente a Escocia; y la de Irlanda, en 1880 con la creación de su torneo de copa, y un año antes con la fundación de su primer equipo, el Cliftonville Football Club.

La Asociación de Londres sería la última en adherirse con la de Sheffield, a los reglamentos de la FA, sin embargo es la entidad que primero usó la palabra "Soccer" en el vocabulario del "football", y no los estadounidenses como quieren ellos hacer ver. La expresión "soccer", empleada por la London Association en 1877, significaba simplemente, un diminutivo al término "Football Association", empleado para identificar al juego de fútbol que todos conocemos y sentimos.

Con las historias emocionantes que dejan los torneos de copa en diferentes partes del Reino Unido, resaltan algunos hechos como el primer partido nocturno en 1878 en Inglaterra, el inicio de los campeonatos "internacionales" entre los equipos de las islas en 1883, la mayor goleada registrada de 36-0 que le hizo Abroath a Bon Accord en la Copa Escocesa en 1885, el robo de la Copa de la FA en 1895 como uno de los hechos policiales que fue tan sólo superado por los sucesos criminales de Jack el Destripador, y la primera tragedia en un encuentro entre Inglaterra y Escocia en el Ibrox Park de Glasgow, en 1902, en el que murieron 25 personas.

Entre 1884 y 1885, aparecieron los primeros clubes profesionales y los traspasos de jugadores, lo que formó una nueva situación crítica para la FA que dirigía Sir Francis Marindin. Estos traspasos se dieron entre los equipos de North Preston End y el Accrington. Después de desacuerdos y polémicas, en 1885 se legaliza el fútbol profesional en Inglaterra y tales ideas llegaron al resto de las asociaciones británicas, hasta que en 1888, producto de ese incremento, se organizó la primera liga de fútbol que contó con la participación de 12 equipos, la Football League, que logró ser una buena iniciativa para alternar con los torneos de copa.

Equipos que pertenecían a estas entidades ganarían los torneos de liga y de copa al mismo tiempo, y con estos eventos, se creó una mejor distribución entre profesionales y aficionados, así como el inicio de las grandes transacciones como la de Alf Common, primera que se hacía en el mundo, aunque con cantidades que distan mucho de lo que es actualmente la danza de millones de dólares con se transfiere a los jugadores de todo el mundo.

En 1890 le tocaría a las mujeres formar sus primeros equipos de fútbol y sus primeros torneos con carácter benéfico. Ellas tuvieron que enfrentar fuertes estigmas de la sociedad inglesa, pero que serían pasos importantes a una larga lucha por su reconocimiento y consolidación. El Dick Kerr's IX del Norte de Inglaterra, sería el primer equipo que se formaba en esa serie.

Con el paso de los años, el fútbol de la Gran Bretaña llegaría a consolidarse hasta ser ahora uno de los más importantes del mundo; es el "buque insignia" de este deporte a nivel de todas las categorías y uno de los de mayor excelencia. Ahora le tocaría a los británicos, a través de sus marinos, soldados, misioneros, profesionales y hasta estudiantes y compañeros nativosde otros países, propagarlo a las naciones europeas y de Ultramar.

volver al inicio


 EL VERDADERO NACIMIENTO

Un día de octubre de 1863, luego de que muchas de las escuelas se reunían para unificar criterios en el Freemason's Tavern, se daba por hecho el nacimiento del deporte fútbol.

A la muerte del rey Carlos II de Inglaterra, en 1685, la pasión por el "Fute-ball" pareció haber muerto con él, aunque en la práctica no fue así, ya que la muchedumbre en las poblaciones británicas continuó jugándolo en forma masiva.

Sin embargo, con el paso del tiempo, comenzarían a emerger las actividades deportivas modernas que se iniciaban, precisamente, en la Gran Bretaña. En el siglo XVIII, comenzó a ser atracción el boxeo, inventado bajo normas caballerosas por el Marqués de Queensberry; en 1725 se produjo el primer combate boxístico del que surgió la figura de James Figg como el primer monarca mundial, aunque para ver las peleas, había que pagar un alto costo de entradas y el pueblo, por tanto, no podía asistir.

Igualmente, a finales de ese siglo, comenzó a nacer otra actividad: las carreras de caballos, mediante las cuales, entusiastas poseedores de ejemplares pura sangre de origen árabe, y la voluntad por competir y apostar a todo, sentaron las bases para que en la ciudad de Epson se realizara el primer "derby" de la hípica mundial. La gente acudía, pero eran los más privilegiados quienes tenían esa capacidad, relegando a la muchedumbre a otras actividades.

Así surgirían otros deportes de la clase alta como el cricket y el remo, llegando a los internados de los colegios británicos en los que se recuerda el famoso duelo entre las universidades de Oxford y Cambridge, rivalidad que todavía existe.

Es en los internados donde nace realmente el fútbol de las Islas Británicas, y se haría patente su entusiasmo, su división con el rugby y su divulgación en todo el mundo.

volver al inicio


 Siglo XIX: Nacimiento del Fútbol Moderno

En una época caracterizada por grandes cambios en la política -con revoluciones de ideales liberales y democráticos, como la estadounidense a partir de 1776, la francesa desde 1789 y los movimientos de emancipación en el Continente Americano-, se agregaron otros sucesos tales como los grandes descubrimientos científicos, las grandes e increíbles exploraciones a tierras mucho más desconocidas como Africa y las Polinesias, y hasta acontecimientos notables en la cultura e invenciones como el tren y el barco a vapor, característicos de lo que se conocería como la Revolución Industrial.

El deporte moderno encontró en ese siglo el campo fértil y propicio para nacer y propagarse, empezando desde las escuelas y universidades, principalmente de la Gran Bretaña, donde quizás pudo haber sido el centro de todo origen de estas actividades.

volver al inicio


 POCIELLO : Análisis de la práctica deportiva en Francia
  •  Menos nivel cultural; Más contacto físico; Más esfuerzo.
  • Cuando se hace deporte se hace el mismo papel que en la vida:
  • Trabajo u oficio de durezaDeporte duro i agresivo
  • Director en la vidaDirector en el deporte
  • Pero no se puede extender hasta las últimas consecuencias. 

volver al inicio


 Extensión del fútbol en Inglaterra

El proletariado busca prestigio social haciendo lo mismo que los nobles (burgueses). Los burgueses huyen hacia una práctica más elevada, que implica más dinero o más tiempo.

Esto sucede también hoy en la actualidad: TEORÍA DE LA DISTINCIÓN.

volver al inicio


 TEORÍA DE LA DISTINCIÓN

Cuando llegas a ellos, inventan otra cosa para distinguirse (BORDIEU). Ahora que todo el mundo puede esquiar, los que antes ya esquiaban, buscan otra manera de hacerlo para distinguirse, como por ejemplo subir en helicóptero y bajar esquiando, montaña a través.

volver al inicio


 DESARROLLO DEL FÚTBOL

Uno de los primeros reglamentos de fútbol de los que se tiene referencia, se realizaron en el Trinity College de Cambridge, Inglaterra, en 1848.

El fútbol, que se jugó de manera salvaje en siglos anteriores, llegaría a las escuelas y universidades a partir de 1840, cuando la llamada Epoca Victoriana, período en el cual la Reina Victoria logró anexar al Reino Unido un vastísimo imperio. Muchas veces recatada pero engrandecida por sus logros, impulsó un programa educativo en los colegios públicos como los de Eton, Rugby, Harrow, Winchester, Clifton, Halleybury y Marlborough, no obstante serían Rugby, Harrow y Halleybury, los que marcarían la pauta para la adaptación de los deportes a sus programas, mostrando buenos avances para los jóvenes de la clase alta de la sociedad británica.

El fútbol logró adentrarse de forma rudimentaria, como años atrás, pero poco a poco se le dio un trato trató más pasivo y depurado, dado que en cada escuela se comenzaron a hacer sus propios reglamentos.

Sin embargo el juego tuvo su primera escisión en 1843, cuando un estudiante de nombre William Webb Ellis, decidió tomar el balón con las manos para ir al otro lado del campo contrario. Ocurrió en Rugby, y de allí se produjo la inesperada invención del juego que hoy lleva el mismo nombre y en el que se utilizan las manos y los pies. Estos cambios gustaron a algunas instituciones, y por ende defendieron sus posturas.

El fútbol siguió su propagación y evolución al llegar a instituciones como las del Trinity College de Cambridge. Fue aquí donde, en 1848, se produjeron los primeros reglamentos en los que se hacía referencia a elementos usados en Cheltenham, como el saque de banda con la mano, el uso de un marco para el área de anotación que sustituía a su vez a la cinta, así como el uso de la barrera defensiva de jugadores cuando se marcaban los tiros libres, y las dimensiones del campo de juego.

La idea fue también apoyada por otras instituciones que defendían la postura de Cambridge.

Entre 1855 y 1857 un grupo de ex-alumnos de varias instituciones universitarias inglesas fundaron el primer club de fútbol que se conoce en el mundo, el Sheffield Football Club y siete años después, en 1862, se fundaba otro equipo no universitario, el Notts County de la ciudad de Nottingham, pero un año más tarde, en 1863, concretamente el día 23 de octubre, la Freemason's Tavern de la ciudad de Londres, marcó el verdadero nacimiento del fútbol actual.

Rugby y Cambridge se habían reunido para unificar criterios y establecer definitivamente las reglas de juego, que favorecieron finalmente a la postura de esta última; ellos defendían el uso del balón únicamente con los pies, a diferencia de Rugby que apelaba por el empleo de pies y manos. Ese año marcó el nacimiento de la primera asociación de fútbol, la Football Association (FA), mientras que la opción de Rugby tomó su propio camino, con la creación, en 1871, de la Rugby Union, con una propagación lenta, tanto así, que en 1987 tuvieron que realizar su primera Copa Mundial, es decir, 57 años después de que el fútbol tuviera su primer Campeonato Mundial, en 1930.

Con el paso del tiempo, las normas reglamentarias se irían modificando hasta las actuales de la International Football Association Board, que consta de 17 reglas.

volver al inicio


 DIFUSIÓN DEL FÚTBOL

La exportación futbolística británica no fue sino una secuela de su hegemonía económica y política en un mundo que reorganizaba su sistema social y sus ideas, a fines del siglo pasado y principios del presente. Es la etapa del "segundo colonialismo", los intereses británicos estaban expandidos en aquellas fechas por todo el mundo. Gran Bretaña exportaba cantidades ingentes de capital, con el objetivo de obtener crecientes beneficios mediante su aplicación, y con los capitales también iban personas (técnicos, militares, obreros…), a través de estas personas, ciertas costumbres británicas se impusieron en otras naciones, o bien influyeron considerablemente. Por ejemplo, militares ingleses, enseñaban a los nativos los fundamentos del juego.

¿Quién trae el deporte a España?

    • Técnicos extranjeros
    • Hijos de la burguesía (estudiantes)
    • Flota mercante
    • Flota guerrera (militares)

Fue precisamente España uno de los primeros países en asimilar la nueva práctica deportiva del fútbol. Lo hizo a través del sur de la península, concretamente a través de Huelva, donde capitales británicos usufructuaban las importantes minas cupríferas de Río Tinto, y sus técnicos y obreros dirigían las labores de explotación del mineral. Unos cuantos de estos trabajadores británicos fundaron ya en 1872 un equipo de fútbol, que tomó el nombre de Huelva Recreation Club.

Los ingenieros y técnicos ingleses empleados en la explotación de las minas de Río Tinto en Huelva, fueron los introductores del fútbol en España.

A través de unos intercambios de estudiantes universitarios, varios estudiantes británicos llevaron en 1855, a Suiza, su rudimentario deporte del que tan orgullosos se sentían. La conexión francesa fue temprana, por proximidad geográfica y por influencias de algunos aspectos de la vida británica sobre los galos.

La penetración en Suiza, fue decisiva para su tránsito hacia Europa central, oriental y meridional.

El fútbol fue propagado en España por ingenieros e industriales de la minería inglesa, siendo len as Regiones de Cataluña y el País Vasco, o Euskadi , donde alcanzó mayor popularidad.

Cuando el deporte fútbol se apoderó definitivamente de las Islas Británicas, llegaba el momento de que sus "inventores" se dispusieran a esparcirlo por todo el mundo, aunque a esa "aventura" deportiva ayudarían otros grupos de diversos estratos sociales que harían posible su propagación.

En algunos casos, esta "exportación" del largo rodar del balón se haría de manera temprana y rápida, aprovechando la condición de que algunas de esas tierras estaban bajo posesión del esplendoroso Imperio Británico (colonias), mientras que en otras se haría de forma tardía, en la que otros grupos comenzaban igualmente a propagar sus deportes, como el caso de los estadounidenses con el béisbol, que en muchas ocasiones sería una "exportación a la fuerza" por las constantes invasiones militares, mientras que grupos como los irlandeses y entusiastas de la escuela de Rugby harían de ello una vertiginosa carrera contra el tiempo y contra el balón redondo para que en muchos de estos países llegara a asentarse.

Asimismo, sería lógica la mezcla de fútbol y rugby para hacer un fútbol propio, como el fútbol americano y el de reglamento australiano, el gaélico y así otras formas que enriquecerían el gran patrón de estas modalidades, como lo es el propio fútbol. El hockey sobre hielo y sobre pasto, así como el polo o el balonmano, se encontrarían como parientes casuales del balompié.

En diversos casos no serían los propios ingleses quienes traerían consigo a otros lares del mundo el fútbol, sino que serían otros grupos europeos y estudiantes de la clase alta nativos de esos territorios, los que ayudarían profundamente a su propagación.

La difusión del deporte fútbol por el Continente Europeo, desde las Islas Británicas, pasaría a través del Canal de La Mancha hasta Francia, primera nación que acoge al juego, pero los entusiastas ingleses no tardarían también en esparcir el fútbol por el Centro del Viejo Mundo, principalmente en Alemania, con la fundación del primer equipo, el TGS Ulm en 1866 o sus formas rudimentarias hacia los 1850's.

La proximidad geográfica con el territorio francés hizo más fácil la posibilidad de realizar la propagación del fútbol organizado a través de estudiantes y profesionales, además de marinos ingleses, hasta que de la tierra del llamado "soulé", también el fútbol moderno llegó a las instituciones académicas y hasta el año 1872, se produjo la fundación de su primer club, el Havre Athletic Club, en la ciudad del mismo nombre que sería el "epicentro" principal del balompié galo, y que todavía está activo.

Al lado de Francia, en España, el fútbol llegaría a ser propagado por ingenieros e industriales de la minería inglesa, siendo las regiones de Cataluña y el País Vasco o Euskadi, donde se concentraba mayormente el nacimiento de los equipos y eventos futbolísticos. Hacia 1873, se fundó el primer equipo de fútbol en la ciudad de Huelva, conocido como el Recreativo de Huelva, que en inglés se denominó como el Huelva Recreation Club.

Desde entonces, llegarían a nacer otros equipos conformados por ingleses, pero en la provincia vasca de Vizcaya, surgiría hacia finales del siglo XIX, concretamente en 1898, la fundación de un equipo que sería "insignia" del balompié hispano de la actualidad, el Athletic Club de Bilbao, con el que enfrentó a representaciones de ciudades inglesas con éxito. Posteriormente en Cataluña se fundó el Fútbol Club Barcelona en 1899 y un año después nacería el Real Club Deportivo Espanyol, y así otros clubes que serían más tarde los conocidos clubes como la Real Sociedad, el Real Madrid y lo que actualmente es el Atlético de Madrid, entre otros. La época del Rey Alfonso XIII, sería propicia para el comienzo de su torneo de copa que sería conocida como la Copa de España, que es actualmente, la famosa Copa del Rey, y que durante la época de la dictadura falangista (1939-1975), se denominó como la Copa del Generalísimo.

El fútbol moderno llegaba a Italia a través de oficiales británicos y un entusiasta italiano, Francesco De Santis, hacia 1878, aún cuando el territorio italiano había sido uno de los lugares adonde el "Haspartum" de los romanos antiguos y el "calcio florentino" eran parte histórica del entretenimiento de los italianos. Sin embargo, algunas regiones experimentaron un auge con el nuevo juego hasta que en la ciudad de Génova, entre 1893 y 1898, gracias a un cónsul inglés, Sir Charles Alfred Payton, se fundaba, un 7 de septiembre de 1893, el Genoa Cricket and Athletic Club que llegaría a ser con el tiempo, el Genoa Athletic Football Club.

Otra ciudad italiana, Turín, sería la que asimilaría también la pasión por el fútbol al fundarse el Internazionale de Torino. Milán sería la tercera ciudad italiana que acogería el fútbol al crearse la Milan Cricket and Football Club, lo que es hoy la AC Milan, y en 1898 se realizaría el primer campeonato de lo que es en la actualidad, la mayor superliga de fútbol del mundo que se haría más millonaria y mejor organizada en el período de la postguerra, en 1946. El Pro Vercelli, la Football Club Juventus, también de Turín, entre otros, llegarían a nacer producto de la influencia de los británicos.

Al norte de Italia, en Suiza, los estudiantes y profesionales británicos llegaban hacia los 1860's para fomentar como entretenimiento el juego, hasta que los propios suizos lo asimilan y logran organizarse con la formación del Saint-Gall, la Servette y el Grasshoppers, entre 1879 a 1890, mientras que en Alemania, Luxemburgo, Austria-Hungría, Bélgica, Holanda y Bohemia (actualmente los territorios de las repúblicas Chequia y Eslovaquia), el fútbol se propaga a través de estudiantes británicos y nativos de clase alta para formar diversos clubes.

En la región de Escandinavia, el fútbol pasó primero por Suecia, cuyos cortesanos y aristócratas se unieron al entusiasmo de los ingleses, especialmente marinos, profesionales y estudiantes, formando entidades y campeonatos. Orgryte, de Suecia, fue el primer equipo establecido en 1875 y el entusiasmo pasa por Dinamarca, con el BK Copenhagen, el Christianía en Noruega hacia 1885 y por último llega a Finlandia con la fundación, en 1893, del Kamraterna. Es en Dinamarca, en 1889, donde se funda la primera Asociación Nacional de Fútbol fuera de las Islas Birtánicas y en los territorios de Ultramar.

En el Mediterráneo, el fútbol pasa por Grecia, Chipre, Malta, Albania, Turquía, el resto de los Balcanes y Medio Oriente de forma un tanto tardía, y a través de estudiantes y militares nativos, en algunos casos por marinos del Norte de Europa y de Inglaterra y por misioneros religiosos. Las constantes situaciones de guerra y otras calamidades harían un tanto difícil esta difusión del deporte fútbol que llegaría a ser con el tiempo una situación de total práctica. De estas naciones, el Galatasaray en Turquía, o el Panathinaikos en Grecia, son los primeros equipos que se formarían en esos lares. Son sus pioneros, el inglés James Lafontain y el turco Ali Sami Yen, impulsores del balompié de Turquía, Yeorgios Kalafatis, en Grecia, o el albano Palok Nika, que aunque desconocidos para nosotros, son los "padres del fútbol" para sus respectivos países.

En la Europa Oriental, los territorios de Rusia, Ucrania, Belarus, los países del Báltico y sectores como Polonia, Rumania o Bulgaria, el fútbol tiene una llegada prácticamente tardía, siendo el primero, la famosa Rusia de los últimos zares, quienes serían influenciados por los británicos de todos los estratos, especialmente industriales, los que harían posible la fundación de su primer equipo, el Morozowstky, en 1887, y de allí, ciudades como San Petersburgo, los que concentrarían la mayor parte de entusiastas.

volver al inicio


 BIBLIOGRAFIA
  • LE FLOCMAN "La génesis de los deportes", Ed. Labor
  • MANDELL, "Historia cultural del deporte", Ed. Bellaterra
  • GRAN ENCICLOPEDIA DEL FUTBOL MUNDIAL 82
  • TACTICA, ESTRATEGIA Y SISTEMAS DE JUEGO - Escuela Nacional de Entrenadores - RFEF
  • LOS MUNDIALES DE FÚTBOL

volver al inicio


 | www.entrenadores.info | (c) 1998-2002  Todos los Derechos Reservados . | Web diseñada por  Albert Ruiz |
  Prohibida la reproducción de cualquier material contenido en esta web por cualquier medio sin el permiso expreso del responsable de la misma.