Entrenadores de Futbol > Inicio > Documentos > Táctica   > Sistemas Habituales en Futbol 7

  

SISTEMAS HABITUALES EN FUTBOL 7

 

por Bernabé Herráez (Esp) < bernafut@hotmail.com >

 

 

 INDICE


 0 - INTRODUCCIÓN

Uno de los aspectos más debatidos en el fútbol base es la idoneidad de utilizar sistemas de juego, tal y como se entiende en mayores, y en el caso afirmativo, cuál es el mejor para estas edades.

Existe una tendencia que propone la libertad del jugador por encima de las ataduras que un sistema puede crear en el muchacho- a. Otra tendencia opina que es mejor dar un orden al juego desde pequeños, y que los chicos comiencen a entender la dinámica del juego cuanto antes, sin pensar que con esta medida al futbolista se le esté "encorsetando" en un puesto o en una idea predeterminada.

Yo diría que en clubes de élite lo mejor sería contar con un estilo de juego definido, donde los jugadores entrenan, juegan y son captados de otros equipos por ceñirse sus cualidades a la idea general del club.

En clubes más modestos es importante, en mi opinión, tener la idea clara de que el fútbol es un juego de conjunto, en el que todos los compañeros han de saber qué hacer en cada momento del partido, defendiendo o atacando, siendo poseedor del balón o no.

El fútbol 7 debería servir como un banco de pruebas y de formación más completa, casi integral, que persiga dotar al jugador de una amplia gama de conocimientos técnico-tácticos y físico-psíquicos, que difícilmente van a poder darse en el fútbol 11.

Se pueden aprovechar los partidos para conseguir que los chicos aprendan a desenvolverse en posiciones diferentes, que complementen sus carencias, que ayuden a ponerse en el lugar del compañero, para comprender mejor las características de un posición determinada. ¿Por qué no colocar a un jugador ofensivo como defensa para mejorar su capacidad de sacrificio, de marcaje y recuperación del balón? ¿Por qué no adelantar a un defensor a zonas de ataque, donde se le obliga a saber jugar el balón, decidir en poco espacio y tiempo, dándole la posibilidad de que finalice los ataques?

Cuando estos muchachos pasen al fútbol 11, tendrán una versatilidad futbolística superior a la de otros niños a los que se les ha especializado muy pronto en una posición determinada. Yo quiero jugadores que sepan atacar y defender y que lo hagan con sentido, antes que a otros que sólo saben hacer bien uno de esos dos apartados tácticos. El fútbol es ataque y defensa, cuantos más jugadores tengamos en el campo que sepan hacer las dos cosas, mayores posibilidades tendremos de ganar encuentros, incluso títulos.

Y esto se enseña desde muy pequeños.

Yo si creo en la necesidad de los sistemas de juego en la base, pero orientados a resaltar un determinado estilo de juego, más allá del uso de formaciones numéricas que tantos quebraderos de cabeza dan en mayores.


 volver al inicio

 1 - SISTEMA 1-3-3

 

Ocupación y desarrollo.

    La distribución más habitual de este sistema corresponde a la de 1 portero, 3 defensas y 3 delanteros.
    Los defensores son dos laterales, con o sin recorrido ofensivo-defensivo, dependiendo del nivel físico-técnico-táctico de los chicos, y un defensa central, que actúa libre de marcaje para facilitar las coberturas a sus laterales.
    Los delanteros son dos extremos, pegados a las bandas, de gran velocidad, buen regate, buenos "centros" al área y buena finalización de los ataques. Se cuenta además con un delantero centro de gran movilidad en el área, y mucha capacidad de remate.

Ventajas del sistema

  • Sencillez y claridad para explicar, entender y desarrollar las funciones de las dos líneas del equipo.
  • Favorece la amplitud y profundidad del juego ofensivo del equipo.
  • Favorece la realización constante de 1 x 1 en atacantes, especialmente en los delanteros, debido a la gran distancia que hay entre compañeros.
  • Actitud más agresiva para recuperar el balón en el inicio del ataque del equipo rival, al situar a nuestros tres delanteros muy cerca de sus defensores.

Inconvenientes del sistema.

  • Excesiva separación entre líneas y entre compañeros, en ataque, favoreciendo la posibilidad del contraataque adversario.
  • Poco escalonamiento ofensivo, que provoca juego en largo fácil de defender cuando no se acierta en el 1 x 1.
  • Dificultad para defender el juego entre líneas del rival.

Diferentes aplicaciones del sistema.

    Se puede emplear para mejorar aspectos táctico-técnicos de los niños, con la intención de hacerlos más completos, como por ejemplo:

  • Tres defensas centrales, donde dos de ellos se acostumbran a salir en ataque al actuar de laterales, como apoyo a sus extremos.
  • Un medio centro que actúa de defensa central, para mejorar su capacidad defensiva (coberturas), habituándole a iniciar el juego ofensivo desde muy atrás.
  • Dos extremos que juegan de laterales, para acostumbrarles a replegar, correr hacia atrás cuando el balón les ha desbordado, y sufrir defendiendo.
  • Dos laterales de poco recorrido ofensivo, que jugarán de extremos para familiarizarlos en el 1 x 1 ofensivo, en la llegada al área, en la finalización y en la presión y recuperación del balón en campo contrario, lejos de sus zonas habituales.

 


 volver al inicio

 2 - SISTEMA 1-3-1-2

 

Ocupación y desarrollo.

    Este sistema tiene su origen en el 1 3 3, explicado anteriormente. Con la intención de escalonar el juego defensivo y ofensivo, repartiendo algo mejor el espacio, se retrasa la posición de uno de los delanteros hasta el centro del campo, equilibrando a la línea defensiva con la ofensiva.
    La distribución más habitual de este sistema corresponde a la de 1 portero, 3 defensas, 1 medio centro y 2 delanteros.
    Los defensores son dos laterales, con o sin recorrido ofensivo-defensivo, dependiendo del nivel físico-técnico-táctico de los chicos, y un defensa central, que actúa libre de marcaje, con gran sentido de las coberturas y del inicio del juego de ataque.
    Aparece una línea nueva, ocupada por un medio centro, con capacidad para generar el juego ofensivo, bien posicionado, jugando por detrás del balón, destacando por ser un buen pasador en corto y en largo, remate lejano, buena llegada al área, y espíritu de sacrificio para defender.
    Los delanteros son dos. Se caracterizan por su gran movilidad, facilidad para los desmarques, velocidad en sus acciones y alto nivel de remate. También colaboran en el juego defensivo, complicando con su presión el inicio del ataque adversario.

Ventajas del sistema

  • Distribución más racional del espacio de juego, permitiendo mejor escalonamiento de los jugadores.
  • Reducción de las distancias entre líneas y entre compañeros.
  • Mejora de las posibilidades del juego en ataque y defensa.

Inconvenientes del sistema.

  • Excesivo juego por el centro, si no se dispone de laterales con recorrido ofensivo.
  • Demasiado terreno a ocupar por el medio centro.
  • Mucho espacio para defender y atacar por los laterales.
  • Exige un mayor trabajo táctico para coordinar las acciones colectivas, ofensivas y defensivas.

Diferentes aplicaciones del sistema.

    Se puede emplear para mejorar aspectos táctico-técnicos de los niños, con la intención de hacerlos más completos, como por ejemplo:

  • Se puede jugar con un media punta por delante de los tres defensores, para que se habitúe a defender cerca de su área, replegar después de cada ataque y mejorar su nivel defensivo general.
  • Un medio centro creativo que juegue de central, para complementarse con el futbolista que actúa por delante de la defensa, con la intención de mejorar el inicio del ataque.
  • Un defensa central que juegue de medio centro , para mejorar su calidad en el juego ofensivo, al situarlo en una posición por la que ha de pasar mucho el balón.
  • Dos extremos que juegan de laterales, para acostumbrarles a replegar, correr hacia atrás cuando el balón les ha desbordado, y sufrir defendiendo.
  • En el resto de posiciones, las posibilidades colectivas de acción son parecidas al sistema 1 3 3.

 


 volver al inicio

 3 - SISTEMA 1-3-2-1

Ocupación y desarrollo.

    Este sistema tiene su origen en el 1 3 1 2, al retrasar a un punta con el propósito de reforzar el medio campo, mejorando la distribución del espacio y de los esfuerzos en ese lugar del terreno de juego.
    La composición más habitual de este sistema corresponde a la de 1 portero, 3 defensas, 2 medios centros y 1 delantero.
    Los defensores son dos laterales, con o sin recorrido ofensivo-defensivo, dependiendo del nivel físico-técnico-táctico de los chicos, y un defensa central, que actúa libre de marcaje, con gran sentido de las coberturas y del inicio del juego de ataque.
    Los centrocampistas son dos, uno más defensivo y el otro con más llegada al área rival, jugando ambos uno al lado del otro.
    Por último, se dispone de un punta, de mucha movilidad, gran facilidad para desmarques de apoyo y ruptura, buen nivel para jugar de espalda a la portería contraria, veloz y enorme capacidad rematadora.
    Este sistema pretende mejorar la ocupación del terreno de juego, ofreciendo una mayor solidez defensiva al jugar todos sus elementos más juntos. Se acerca mucho más a la idea de juego del fútbol 11, con dos laterales que se incorporan al ataque, dos medios centros con funciones muy parecidas al F 11, y un punta que se acostumbra a jugar en solitario, ofreciendo posibilidades a los compañeros que llegan desde atrás.

Ventajas del sistema

  • Mayor similitud al funcionamiento táctico del fútbol 11
  • Mejor distribución de espacios y de esfuerzos.
  • Mejora de la eficacia defensiva al permanecer más juntos inicialmente.
  • Mejora de la posesión del balón al no existir excesivas distancias entre compañeros y sí un mejor escalonamiento de sus posiciones.
  • Posibilidad de aprovechar espacios libres en contraataques.

Inconvenientes del sistema.

  • En ataque, pocas ayudas al punta si no está bien organizado y entrenado este aspecto del juego.
  • Exige un mayor trabajo táctico para coordinar las acciones colectivas, ofensivas y defensivas.
  • Es un sistema para emplear en alevines, 10 – 11 años, pues tienen una mayor capacidad de asimilación de conceptos tácticos. En edades anteriores supone más problemas para llevarlo a la práctica.

Diferentes aplicaciones del sistema.

    Se puede emplear para mejorar aspectos táctico-técnicos de los niños, con la intención de hacerlos más completos, como por ejemplo:

  • Se juega en la línea de tres defensores con las posibilidades mencionadas en sistemas anteriores.
  • Los medios centros podemos situarlos a uno defensivo, para jugar por delante de la defensa, y el otro es un media punta que se mueve por delante del defensivo y detrás del delantero, con el objetivo de aprovechar los espacios libres cercanos al área rival.
  • Dos medios centros creativos que juegan por delante de la defensa, y que han de coordinar sus acciones ofensivas y defensivas, escalonándose en ataque para iniciarlo, llegando uno al área a rematar y quedándose el otro en posiciones de rechace y vigilancias, alternándose ambos en estas funciones, ya que de lo contrario, el equipo quedaría desequilibrado y expuesto a contraataques rivales.
  • Dos defensas centrales que jueguen de medio centro , para mejorar su calidad en el juego ofensivo, al situarlos en una posición por la que ha de pasar mucho el balón. En caso de no acompañar los ataques, el punta quedaría muy desasistido y el grupo desequilibrado, por lo que no les queda más remedio que ordenarse ofensivamente en la llegada al área y en la posición de rechace y vigilancia.

 


 volver al inicio

 4 - SISTEMA 1-4-2  (1-2-2-2)

 

Ocupación y desarrollo.

    Este sistema tiene su origen en el 1 3 2 1, al retrasar a un medio centro a la línea de defensas, quedando el equipo con un 1 4 1 1.
    Se emplea para aprovechar su afinidad con la distribución del F 11, especialmente en equipos de gran endeblez defensiva, o ante rivales muy superiores en todos los aspectos.
    La composición más habitual de este sistema corresponde a la de 1 portero, 4 defensas y 2 medios centros.
    Los defensores son dos laterales, con recorrido ofensivo-defensivo, que permiten darle soluciones al juego en cualquier aspecto, y dos defensas centrales, que actúan de igual manera que en fútbol 11, es decir, con gran sentido de las coberturas y del inicio del juego de ataque, con buen desplazamiento del balón, fuertes en el juego aéreo y contundentes en los despejes.
    Los centrocampistas son dos, uno más defensivo y el otro con más llegada al área rival, jugando ambos uno al lado del otro.

Ventajas del sistema

  • Mayor similitud defensiva al funcionamiento táctico del fútbol 11
  • Mayor solidez defensiva al no aparecer espacios entre compañeros y líneas.
  • Muchas posibilidades de salir al contraataque.
  • Obliga al rival a disparar desde muy lejos, ya que las zonas cercanas al área están bien ocupadas y defendidas.

Inconvenientes del sistema.

  • En caso de estar muy replegados, hay mucha distancia al recuperar el balón, para llegar a la meta rival.
  • Precisa un gran espíritu de sacrificio tanto para defender como para atacar.
  • Se debe tener muy bien entrenado el escalonamiento ofensivo para permitir la fluidez del juego, y la incorporación de jugadores a zonas de remate. De lo contrario, se corre el riesgo de perder el balón pronto y pasar la mayor parte del encuentro defendiendo.

Diferentes aplicaciones del sistema.

    Se puede emplear para mejorar aspectos táctico-técnicos de los niños, con la intención de hacerlos más completos, como por ejemplo:

  • Podemos jugar con dos laterales que en realidad son dos extremos, a los que habituamos a replegar y defender cerca del área, aprovechando luego su potencial ofensivo y su velocidad.
  • Dos medios centros podemos situarlos como centrales, con la intención de mejorar su juego defensivo y ofensivo.
  • Dos medios centros creativos que juegan por delante de la defensa, y que han de coordinar sus acciones ofensivas y defensivas, escalonándose en ataque para iniciarlo, llegando uno al área a rematar y quedándose el otro en posiciones de rechace y vigilancias, alternándose ambos en estas funciones, ya que de lo contrario, el equipo quedaría desequilibrado y expuesto a contraataques rivales.
  • Los dos que juegan por delante de la defensa pueden ser dos delanteros, a los que acostumbramos a defender y a escalonarse para recuperar el balón y para atacar. De igual modo se puede jugar con dos medias puntas por delante de los cuatro defensas, con la misma idea de formación que en los delanteros.
  • Por supuesto se pueden dar más combinaciones, dependiendo de los jugadores que tengamos, de la idea del técnico, o de los criterios futbolísticos característicos del club.

 


 volver al inicio

 5 - SISTEMA 1-2-3-1

Ocupación y desarrollo.

    Este sistema tiene su origen en el 1 3 2 1, al adelantar a uno de sus defensas a la línea de medio campo. Se emplea para aprovechar su afinidad con la distribución del F 11, especialmente en equipos de grandes posibilidades ofensivas, o ante rivales muy inferiores en todos los aspectos. Es un sistema que trata de ser el paso previo al F 11, en clubes que orientan su juego hacia la formación del 1 4 2 3 1.
    La composición más habitual de este sistema corresponde a la de 1 portero, 2 defensas, 3 medios y 1 delantero.
    Los defensores son dos centrales, con enormes cualidades para las coberturas, muy rápidos y con calidad técnica para iniciar el juego de ataque, fuertes en el juego aéreo y contundentes en los despejes.
    Los medio campistas son tres, dos en las bandas y uno en el centro. Los de banda, o extremos, son rápidos, habilidosos en el regate, con llegada al área y rematadores. El del centro tiene todas las cualidades de un buen organizador del juego, además de buen posicionamiento táctico, es decir, siempre por detrás del balón en ataque y defensa.
    El punta ha de ser muy veloz, goleador, bueno en los desmarques, con calidad para mantener el balón y sufrido en el trabajo defensivo.

Ventajas del sistema

  • Mayor similitud ofensiva al funcionamiento táctico del fútbol 11, con excelente escalonamiento de posiciones que permite mantener la posesión del balón y su progresión hacia la portería adversaria.
  • Mayor agresividad defensiva al poder presionar hasta con 4 jugadores el inicio del ataque rival.
  • Mayores posibilidades de conseguir gol al recuperar un gran número de balones en campo contrario.

Inconvenientes del sistema.

  • Demasiado espacio libre entre los dos defensas y el portero.
  • Precisa de una alta intensidad de juego, lo que obliga a un grado muy alto de concentración.
  • Mucho espacio de juego a cubrir por los extremos.
  • Cualquier error en la presión propiciará un contraataque del rival, con muchas posibilidades de que acabe en gol., debido al adelantamiento de líneas al querer recuperar el balón.

Diferentes aplicaciones del sistema.

    Se puede emplear para mejorar aspectos táctico-técnicos de los niños, con la intención de hacerlos más completos, como por ejemplo:

  • Dos medios centros podemos situarlos como centrales, con la intención de mejorar su juego defensivo y ofensivo.
  • Un media punta que juega por delante de los dos defensores, con cualidades para generar juego y obligación de esforzarse para defender.
  • Dos delanteros jugando uno por el centro, en la línea de medios, y el otro en punta, pudiendo alterar sus posiciones y por tanto sus misiones, con el propósito de habituarlos a espacios de juego distintos.
  • Cualquier otra posibilidad de las vistas en sistemas anteriores, que permitan dotar a nuestros futbolistas de una mayor riqueza táctica en situaciones reales de partido, que puedan ser utilizadas en etapas posteriores de su carrera.

 


 volver al inicio

 


 | www.entrenadores.info | (c) 1998-2002  Todos los Derechos Reservados . | Web diseñada por  Albert Ruiz |
  Prohibida la reproducción de cualquier material contenido en esta web por cualquier medio sin el permiso expreso del responsable de la misma.